The more stable countries of Latin America monopolize the investment

La nacionalización de [una de las mayores eléctricas de Bolivia][1] y [de la petrolera YPF en Argentina][2] ha hecho saltar todas las alarmas sobre la seguridad de las inversiones en América Latina. Las expropiaciones sufridas por las españolas Repsol y Red Eléctrica refuerzan la división entre los Gobiernos latinoamericanos que apoyan la iniciativa privada y los que quieren aumentar el control del Estado. Y esa tendencia se traslada a la entrada de dinero del exterior: Brasil, México, Chile, Colombia y Perú fueron los principales receptores de inversión extranjera en la región el año pasado, mientras Argentina, Venezuela y Bolivia se consolidan en un segundo plano.

Movimientos [como el de Cristina Fernández en YPF ahuyentan al capital extranjero][2]. La inversión total dirigida a América Latina creció un 31% en 2011; en el caso de Argentina subió solo un 3%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Las economías emergentes más abiertas al capital privado y con mayor seguridad jurídica acapararon el grueso de la inversión: Brasil sigue al frente (43% del total), seguida de México (13%), Chile (11%) y Colombia (9%). A Argentina llegó el 5% de los fondos, a Venezuela —se recuperó de forma espectacular en 2011, tras años de caídas o subidas modestas— el 3,5% y a Bolivia, menos del 1%. En proporción al tamaño de la economía, la lista la encabeza Chile, seguido de Perú, Colombia, Bolivia, Brasil, Argentina, México y Venezuela. "En general no hay ningún problema para las inversiones en la región, salvo países concretos, sobre todo Argentina, por su situación interna", opina Alfredo Arahuetes, profesor de Economía Internacional del Icade.

Mientras Chile, Brasil, México y Colombia han buscado atraer inversiones, Bolivia, Venezuela, Argentina y Ecuador han nacionalizado empresas mineras, de energía y aerolíneas en los últimos cinco años. El segundo grupo lo paga caro. La prima de riesgo (la diferencia entre los bonos emitidos en dólares por cada país y los bonos del Tesoro estadounidense) alcanza 992 puntos básicos en Venezuela, 965 en Argentina y 808 en Ecuador. En el resto de países se mantiene por debajo de los 200.

"Lo complicado es el populismo que hay detrás de las decisiones", explica Silvana Insignares, profesora de Derecho Internacional de la Universidad del Norte en Colombia. "Son países contradictorios, como Bolivia, cuyo presidente expropia la filial de Red Eléctrica el 1 de mayo y horas después se va con el presidente de Repsol a inaugurar una planta de gas", añade.

Tanto la CEPAL como el Fondo Monetario Internacional han rechazado que haya una tendencia generalizada. "Es una región muy diversa y no podemos decir que lo que está sucediendo sea una tendencia", ha asegurado Gerry Rice, portavoz del Fondo, días después de las expropiaciones en Argentina y Bolivia. "No existe seguridad jurídica en los países gobernados por movimientos contrarios a la empresa privada, sobre todo extranjera", explica Fernando Molina, director de la revista boliviana Pulso. "Aparte de las nacionalizaciones, se toman constantes medidas de agresión, como el alza de impuestos, el cambio en las reglas de financiación, revisión de tarifas… algunas con la intención de distribuir la riqueza, otras por razones políticas", añade.

La expropiación de YPF ha colocado a Argentina, que en 2008 nacionalizó Aerolíneas Argentinas y los fondos de pensiones, como un país con una seguridad jurídica cuestionable. "Puede haber más expropiaciones en ese país, pero lo veo difícil en otros. No metamos a todos en el mismo saco. Venezuela expropia, pero paga", cuenta Alfredo Arahuetes. [En 2009, Hugo Chávez nacionalizó la filial del Santander][3] tras acordar un pago de 755 millones de euros. En Bolivia, Morales ha iniciado negociaciones con REE para fijar una indemnización. Buenos Aires, en cambio, ha dado a entender que Repsol ya ha sido compensada con los beneficios obtenidos desde 1999.

En la región hay mucho en juego. Las inversiones españolas superan los 90.000 millones, concentradas en Brasil, México, Chile, Colombia y Perú, además de Argentina. BBVA, Telefónica, Gas Natural Fenosa, Endesa, Repsol y Prisa [editora de este diarios] son algunas de las principales compañías. Aunque, en teoría, Perú está con los países seguros, en la prensa latinoamericana se asegura que Telefónica está en el punto de mira a raíz del vencimiento de licencias.

[1]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/01/actualidad/1335887717_799794.html
[2]: http://economia.elpais.com/economia/2012/04/16/actualidad/1334590509_507539.html
[3]: http://internacional.elpais.com/internacional/2009/05/14/actualidad/1242252003_850215.html

Comments

Popular posts from this blog

Talavera homage to the republican prisoners who built the canal Alberche faces the PSOE and the PP

Video: The six winners of the 2017 Rey Jaime I talk about the Spanish situation

Parroquia de San Juan de la Cruz: majestic architecture and open space

"Dongfeng" enters the Doldrums and cross the Ecuador tomorrow night

Binter launches operations to Lisbon from Tenerife

Els guanyadors Sona the Dipu comparteixen escenari amb Kase O

Racists "human zoos" of blacks Belgium allowed until mid-twentieth century

Canary Islands and the other outermost regions will have easier access to Juncker Plan

ECAM reinvents itself with "The Screen" to help new talent of Spanish cinema

The longest grandmother of Europe and the third world is Spanish and is currently serving 116 years