Thursday, May 10, 2012

The theories of Goirigolzarri on the financial sector

Para quienes han trabajado con él, el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, es un profesional meticuloso y con un alto sentido de la responsabilidad, dos características que también se notan en su opinión sobre la reforma bancaria. Según las reflexiones que ha hecho sobre el sistema financiero desde el estallido [de la crisis en su blog][1], la clave para superar los problemas pasa por hacer un profundo ejercicio de realismo sobre el valor de las entidades. Algo que sigue sin realizarse hoy en día.

 "Los propietarios de las cajas van a tener que asimilar que el valor de las mismas están bien por debajo de su valor en libros. Y ello no será debido a que se hayan transformado en bancos, sino a que, desafortunadamente, es lo que valen", aseguraba [en una entrada en el blog personal en enero de 2011][2]. En su opinión, era vital recuperar la confianza por dos vías: "La solidez del sistema y el nivel de compromiso del Gobierno en la defensa de las instituciones". Entonces, sobre el primer punto advertía de que las fusiones como la que dieron lugar al grupo que ahora preside presentaban "inmensas incógnitas sobre su viabilidad futura". Mientras, en el segundo, reprochaba al Ejecutivo avanzar en la reforma a golpe de los "sustos" que le daba el mercado. También consideraba que el FROB, que ahora saldrá en auxilio de Bankia, "en el mejor de los casos (que no está escrito que así lo perciban los mercados), es una solución a corto plazo".

Con vistas a devolver la confianza en las entidades, Goirigolzarri también se mostraba reacio a usar paños calientes. "Para que la provisión —de los activos problemáticos— sea correcta se requiere que, por un lado, que las normas del regulador sean realistas y, por otro, que se referencien a un valor justo de mercado de los activos", [defendía en 2010][3]. Esto, añadía, "aunque parece sencillo, no siempre lo es".

De hecho, a tenor de las afirmaciones que hacía en un post escrito el pasado febrero, sigue sin llevarse a cabo. Lo más urgente, indicaba, es fortalecer las entidades, "aflorar posibles pérdidas y exigir aumentos de capital". También apostaba por perseverar en la reducción de capacidad de las entidades y dejar a los políticos fuera de las cajas.

En este mismo post, en el que analizaba el decreto de reforma de Guindos, Goirigolzarri advertía de que la restructuración no iba a lograr una reactivación del crédito, aunque no observaba esta posibilidad del todo negativa.

En su opinión, para recuperar la financiación, antes hay que solucionar la crisis de la deuda soberana. "Hablar de la capitalización de la banca en este momento, y como medio para acabar con la inestabilidad, no parece adecuado". "¿Algún Gobierno va a dar fondos de contribuyentes a una entidad para compensar un impago que está jurando no se producirá?", se preguntaba ya en septiembre de 2011. "Sin resolver la cuestión de fondo de que la deuda deje de ser un activo tóxico no se puede aspirar a la estabilidad. Es imposible en un círculo vicioso en el que se retroalimenta el riesgo financiero y el soberano", explicaba. Ahora le toca llevar a la práctica todas estas teorías.

[1]: http://goirigolzarri.com
[2]: http://goirigolzarri.com/ano-nuevo-vida-nueva/
[3]: http://goirigolzarri.com/linea-dura-o-patada-a-seguir/
Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/05/09/actualidad/1336587857_945340_1336588032_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/05/09/actualidad/1336587857_945340_1336588066_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment