Thursday, May 24, 2012

The SPD and the Green ones are added to Merkel in the rejection to the euro-bonds

Los dos principales partidos de la oposición, [el socialdemócrata SPD][1] y [Los Verdes][2], rechazan la propuesta francesa de que Europa emita deuda conjunta. El presidente de los socialdemócratas, Sigmar Gabriel, ha dicho hoy que su partido propugna "otro tipo de eurobonos": la "colectivización de la parte de la deuda supere el 60% del Producto Interior Bruto (PIB)" de cada país socio, "para saldarla en un plazo de 25 años". Pero el SPD no apoyará la propuesta del presidente francés, el socialista Francois Hollande, para que toda la Eurozona se endeude de forma colectiva. La democristiana Angela Merkel [(CDU)][3], canciller federal, también se opuso tajantemente a los eurobonos en la cumbre europea del miércoles por la noche en Bruselas.

La oposición no hará de los eurobonos un caballo de batalla para negociar con Merkel su apoyo parlamentario al Pacto Fiscal europeo. La coalición de centroderecha que ella preside precisa de sendas mayorías de dos tercios en ambas cámaras parlamentarias ([Bundestag][4] y [Bundesrat][5]) para ratificar el acuerdo, firmado en marzo por 25 de los 27 miembros de la Unión Europea. La canciller se reunió el jueves por la tarde en Berlín con los líderes de los dos principales partidos de la oposición, SPD y Los Verdes, para escuchar sus condiciones.

Tras el distanciamiento de Gabriel, también el jefe parlamentario de Los Verdes Jürgen Trittin, expresó sus reticencias hacia los eurobonos, "que en principio tendrían sentido, pero que ahora mismo son incompatibles con el Derecho" europeo. El rechazo a endeudarse junto a países con serios problemas de solvencia como España o Italia está muy extendido entre los votantes alemanes. Ahora mismo, el Tesoro alemán es capaz de ganar dinero con los intereses nimios a los que coloca sus bonos, mientras que la deuda española se ha encarecido por encima del 6%.

La reunión entre los dos partidos del Gobierno, el SPD y Los Verdes sirvió a todas luces para acercar las posiciones ante un posible acuerdo el próximo 13 de junio. Las diferencias entre Merkel y la oposición son menos enconadas que las que la separaron en Bruselas del socialista francés Hollande. Según explicó Gabriel tras la reunión del jueves, la canciller "ha avanzado" hacia las reclamaciones de la oposición y "ha levantado su bloqueo a un acuerdo por el crecimiento y las inversiones". No se esperaba un acuerdo definitivo en la reunión del jueves, que según el líder parlamentario del SPD Frank-Walter Steinmeier era solo "un primer tanteo" en la negociación. Por su parte, el _verde_ Trittin conminó a Merkel a "alcanzar el consenso con Francia, España e Italia" cuando se reúna con sus líderes en roma, a principios de junio.

El jefe de los democristianos (CDU/CSU) en la cámara baja (Bundestag), Volker Kauder, se dijo persuadido de que los diputados aprobarán "antes del verano" el Pacto fiscal y el fondo de estabilidad permanente ESM. Dado que el Pacto Fiscal obligará a los Estados federados a reordenar sus presupuestos, quedan por debatir las exigencias de los _länder_ gobernados por el SPD.

Los 16 Estados determinan la composición de la cámara alta (Bundesrat), donde el equilibrio de fuerzas es desfavorable a la coalición entre CDU y [liberales (FDP)][6] que gobierna Alemania. El ministro de Hacienda de Renania del Norte-Westfalia, el socialdemócrata Norbert Walter-Borjans (SPD), ha expresado las dudas de su partido ante las estrictas reglas de ahorro que impondrá a los Estados la entrada en vigor del Pacto. Alemania, dijo el jueves, "ya tiene reglas muy ambiciosas de contención presupuestaria", así que será "necesario" buscar "nuevos ingresos" que compensen las estrecheces económicas del nuevo pacto.

En este sentido, el SPD insiste en el impuesto a las transacciones financieras como condición irrenunciable para apoyar el Pacto Fiscal de Merkel. La canciller ya se ha mostrado dispuesta a adoptar dicha medida, que en su gobierno podría encontrar la resistencia del sector empresarial de la CDU y de buena parte del partido liberal FDP. Entre los socios europeos, Francia apoya el impuesto, mientras que Reino Unido lo rechaza. El SPD asegura que no habrá acuerdo sin dicho impuesto.

Porque, según repitió Gabriel el jueves, "no se trata de cambiar el pacto fiscal, sino de completarlo con iniciativas para el crecimiento y el empleo" que podrían financiarse con la tasa a las transacciones. Otra propuesta socialdemócrata contempla el refuerzo del Banco europeo de Inversiones. También quieren que los fondos de cohesión se dediquen a proyectos que promuevan el crecimiento económico. En palabras de Gabriel, "no podemos seguir dedicando el 40% del presupuesto europeo a las subvenciones agrarias".

[1]: http://www.spd.de/aktuelles/
[2]: http://www.gruene-bundestag.de/service-navigation/english.html
[3]: http://www.cdu.de/
[4]: http://www.bundestag.de/htdocs_e/index.html
[5]: http://www.bundesrat.de/EN/Home/homepage__node.html
[6]: http://www.fdp.de/
Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/24/actualidad/1337878639_942242_1337878930_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/24/actualidad/1337878639_942242_1337878930_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment