Thursday, May 24, 2012

Rajoy does not obtain that the BCE goes to restrain the crisis of the Spanish debt

Agobiado por la presión de los mercados, que mantiene la prima de riesgo española próxima a los 500 puntos, [Rajoy][1] llegó al consejo extraordinario celebrado anoche en [Bruselas][2] con el propósito de convencer a sus homólogos europeos de la urgencia de una intervención contundente del [Banco Central Europeo (BCE),][3] [que frene la escalada del tipo de interés que debe pagar España por financiar su deuda.][4] Seis horas después, se marchó con las manos vacías.

Se excusó alegando que se trataba de una cumbre informal, en la que no estaba previsto adoptar decisiones sino preparar los acuerdos que deben tomarse a finales de junio. Y agregó que, en realidad, los mandatarios europeos no tienen posibilidad de dar instrucciones al BCE, celoso de su independencia. Pero eso ya lo sabía desde el principio.

¿Por qué se empeñó entonces en plantear una demanda imposible? Porque, según sus palabras, la liquidez es la cuestión "más urgente, de enorme importancia en este momento, mucho más que el diseño futuro de la UE", alegó. Porque se pueden hacer todas las reformas y sacrificios que se quieran, "pero si las deudas públicas no se pueden sostener, tenemos un problema", añadió.

Rajoy, [que pidió medidas que pudieran aplicarse en 24 horas en vez de debates de futuro][5] cuyos resultados en el mejor de los casos solo podrán concretarse a medio plazo, intentó soslayar la sensación de fracaso asegurando que "en este momento [[la sostenibilidad de la deuda europea]][6] está garantizada, si llega el momento en que no lo está, las decisiones se podrán tomar en 24 horas". O sea, que no sería tan urgente como él sostiene.

Recordó que el presidente del BCE, [Mario Draghi,][7] "ya ha hecho lo que consideró oportuno y conveniente en otras ocasiones", en alusión a la compra de deuda pública en el mercado secundario y a los manguerazos de dinero barato con los que ha transferido a la banca europea un billón de euros, pero no explicó cómo convencerle de que vuelva a hacerlo.

Rajoy reiteró ante sus homólogos el compromiso de su gobierno con el control del gasto público y su voluntad de seguir adelante con reformas que hagan la economía española "más competitiva y flexible". Ni con esas.

En definitiva, el consejo se quedó en un debate en el que se escucharon "opiniones para todos los gustos, sobre temas diversos" y en el que "cada uno fijó sus propias prioridades y yo las mías", admitió Rajoy. Si no hay acuerdo en qué es lo urgente, difícilmente lo habrá en lo importante.

[1]: http://politica.elpais.com/tag/mariano_rajoy/a/
[2]: http://politica.elpais.com/tag/consejo_europeo/a/
[3]: http://elpais.com/tag/bce_banco_central_europeo/a/
[4]: http://politica.elpais.com/politica/2012/05/21/actualidad/1337631032_451099.html
[5]: http://politica.elpais.com/politica/2012/05/21/actualidad/1337623041_947754.html
[6]: http://elpais.com/tag/crisis_deuda_europea/a/
[7]: http://economia.elpais.com/tag/mario_draghi/a/

No comments:

Post a Comment