Sunday, May 13, 2012

Police ties to the asamblearia soul of 15-M

Varios furgones de la Policía Local y Nacional permanecían esta mañana apostados en la Plaza del Callao, donde el 15-M tenía previsto celebrar su asamblea de desempleados. Apoyados en una pared, con un taburete y un folio anunciando el acto, tres miembros del movimiento esperaban la llegada de asistentes. En torno a las 12.30, cuando unas diez personas se han reunido en la zona, un policía local ha acudido a preguntar qué organizaban y a informarles de que no podían reunirse más de 20 personas, ni utilizar un megáfono. Es la imagen de hoy en las cercanías de la Puerta del Sol. Los indignados tenían previsto celebrar una decena de asambleas en las plazas de la zona, que han registrado escasa afluencia de asistentes y trabas por parte de las fuerzas de seguridad. La consecuencia: los participantes en las asambleas _boicoteadas_ por la policía, a diferencia del consentimiento del año pasado, se han _refugiado_ en la Puerta del Sol, donde también se ha concentrado a partir de las 17.00 en protesta por el desalojo de anoche, en el que se registraron 18 detenidos y dos policías heridos.

Desde la comisión de legal de Sol, insisten que el derecho de reunión es un derecho fundamental recogido en el artículo 21 de la Constitución. Añaden que la ley reguladora de este derecho, que es a la que apelan los agentes para impedir las asambleas, solo prevé que se disuelvan en caso de que se consideren ilícitas según las leyes penales, se produzcan alteraciones del orden público o se usen uniformes paramilitares. "Obviamente, no es el caso de las asambleas del 15-M", destaca Sara, de la citada comisión.

Una portavoz de la Delegación del Gobierno en Madrid indica que esa misma normativa fija que las reuniones en "lugares de tránsito público" con más de 20 asistentes tienen que ser notificadas. Según añade, esta normativa se aplica para identificar a los asistentes, aunque no aclara por qué no se había hecho en concentraciones anteriores del movimiento, como denunciaron algunos indignados. Otra portavoz municipal agrega que la intervención de los agentes locales en este campo está sujeta al dispositivo fijado por el Ministerio de Interior.

Por la tarde, las asambleas han congregado a más gente y los policías han sido más permisivos. Uno de los momentos más tensos se ha registrado en la plaza de Pontejos, donde unas 200 personas estaban participando en una asamblea en la que unos policías han intentado prohibir el uso de megafonía, a lo que los asistentes se han negado. Cuando les han pedido que se identificaran por este motivo, explica un portavoz del 15-M, los aludidos no han querido proporcionar sus datos y se han vivido momentos de tensión, con más gente llegando a la plaza para apoyarles. Los agentes, finalmente, se han retirado y la asamblea ha continuado.

Antes, la actuación de los agentes no ha sido homogénea. "Nos han dicho que no van a permitirnos nada, pero nada de nada", ha asegurado un portavoz del 15-M al informar de que en torno a las dos de la tarde les han prohibido instalar un toldo en Sol para protegerse del calor, unos 30 grados. En ese mismo espacio sí se ha celebrado sin incidentes una asamblea de economía, se ha presentado el Tribunal Ciudadano de Justicia, que pretende recoger pruebas de la "estafa inmobiliaria", y un grupo de personas mayores vinculadas al movimiento han recogido firmas en contra del recorte de las pensiones.

A unos metros, en una calle cercana, se ha instalado el grupo de la asamblea de desempleados desplazados desde Callao, que han presentado una serie de medidas de protesta en forma de huelgas sociales (de consumo, de género...), para movilizar a la población en contra de los recortes. Una decena de personas ha participado en el debate, ante el que también se han parado algunos curiosos. "Planteamos reforzar la huelga general como una herramienta de desobediencia civil, surgido en la asamblea de economía de Sol el año pasado y al que se han unido otros muchos colectivos, queremos seguir trabajando en esa línea", expone Julio, uno de los asistentes.

También en la plaza de Jacinto Benavente se han registrado actos relacionados con el 15-M, como un espacio denominado _tendedero de mentiras sociales_, donde los transeúntes han podido colgar sus propuestas, y una mesa informativa de Juventud Sin Futuro. "Nos han dicho que en algunos sitios están poniendo problemas para poner cualquier tipo de infraestructura o carteles, pero por ahora a nosotros no nos han comentado nada directamente", explica Pablo Padilla, miembro de esta organización.

A dichas trabas han tenido que enfrentarse los participantes en la asamblea de sanidad, en la plaza de Santa Ana, según detalla Juanma Mora, uno de sus colaboradores: "Habíamos colocado unas pancartas en las farolas y en una valla de obra y la Policía nos ha obligado a quitarlas porque afectaban al mobiliario urbano". Su alternativa ha sido colocarlas en el suelo y en torno a ellas han podido desarrollar sus actividades: una actuación en la que han escenificado el "sorteo" de la sanidad pública y una asamblea.

En la Plaza Mayor, en cambio, sí hay desplegadas algunas pancartas de la comisión de Educación, que ha organizado una serie de actos lúdicos esta mañana (_chiquiasamblea_, cuentacuentos, talleres infantiles…) y tienen prevista una asamblea. "Queremos visibilizar el trabajo de todo el año de muchos colectivos que están trabajando en la defensa de la educación pública y, hasta ahora, la policía no nos ha dicho nada", asegura Belén Canto, una de las participantes. En la plaza hay dos furgones de la Policía Local.

Los indignados muestran su sorpresa porque sí se permitan algunas asambleas y no otras, cuando todas siguen el mismo modelo: "sin alteración del orden público y ejerciendo un derecho fundamental", recalca Sara, de Legal. Según explica, la asamblea de Sol, que se celebra los domingos, comenzó a recibir amenazas de la Policía Local en torno a febrero y "al menos en tres ocasiones, se han informado a los asistentes que no podían ser más de 20, se les ha pedido la documentación y se les ha exigido que se identificaran".

Los miembros del 15-M planean continuar con sus actividades -con un programa que continúa mañana y el martes- si no hay trabas de la Policía e intentando, recalcan, "no causar daños ni molestias". Un portavoz del movimiento recuerda que no han solicitado permisos para concentrarse porque están "ejerciendo un derecho", el de reunión, que consideran que no precisa autorización. Un particular vinculado al movimiento sí comunicó una concentración en Sol entre el 12 y el 15 de mayo, y la Delegación del Gobierno en Madrid concedió permiso para concentraciones de cinco horas el sábado y diez los demás días. "Ya veremos qué hacen, porque ayer también era hasta las diez y sin embargo nos desalojaron a las cinco de la mañana, cuando había unas 300 personas", declaran desde el 15-M.
Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/05/13/madrid/1336924345_988133_1336937238_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/05/13/madrid/1336924345_988133_1336937238_noticia_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/05/13/madrid/1336924345_988133_1336937238_noticia_grande.jpg

No comments:

Post a Comment