Wednesday, May 2, 2012

Obama visits Afghanistan by surprise to sign a postwar period agreement

En una visita sorpresa a Kabul que marca el comienzo del fin del conflicto en Afganistán, Barack Obama firmó este martes con el presidente de ese país, Hamid Karzai, un acuerdo de cooperación estratégica para la ya cercana posguerra. Este acuerdo, que pretende superar un largo periodo de desavenencias y dificultades entre los dos Gobiernos simboliza la voluntad de EE UU de poner fin cuanto antes a las operaciones militares y ceder el control del país a los afganos. La visita coincide con el primer aniversario de la muerte de Osama bin Laden a manos de marines.

La visita, que solo fue anunciada una vez que Obama se encontraba ya en territorio afgano, responde a la presión de una opinión pública norteamericana crecientemente escéptica sobre la necesidad de prolongar la contienda. Durante su estancia de pocas horas en Kabul el presidente Obama tenía previsto dirigirse a sus compatriotas a través de la televisión para anunciarles que, después de más de una década de combates, el fin está ya próximo.

El acuerdo firmado con Karzai garantiza la implicación de EE UU y de sus aliados de la OTAN en el futuro de Afganistán, en su estabilidad y en su reconstrucción, con el propósito de que el país no sea presa fácil de los talibanes una vez que se retiren por completo las tropas extranjeras, lo que está previsto para 2014. Este acuerdo promete una considerable ayuda económica durante al menos 10 años y establece vías de cooperación en diferentes áreas civiles.

"El objetivo es reemplazar la guerra por la paz, las hostilidades por la seguridad y la creación de oportunidades para el pueblo afgano", declaró Obama al firmar el acuerdo con Karzai en un lugar no especificado en las afueras de Kabul. "Los afganos deben de estar seguros de que pueden contar con EE UU como amigo y como socio", añadió.

Ninguno de esos propósitos será fácil de conseguir. La debilidad militar del Gobierno de Karzai quedó patente hace pocos días cuando los insurgentes lanzaron una serie de ataques suicidas de forma sincronizada contra importantes objetivos en varios puntos del país. En cuanto a la ayuda económica, Obama tendrá ahora que convencer a Gobiernos europeos enfrentados a sus propios y graves problemas domésticos. Obama abordó este asunto el lunes en Washington con el primer ministro de Japón y lo hará también durante la cumbre de la OTAN que se celebrará a finales de este mes en Chicago.

Lo que sí puede haber logrado el presidente es transmitir a los ciudadanos norteamericanos, a seis meses de las elecciones, la impresión de que la pesadilla afgana empieza a ser, como lo es ya Irak, una cosa del pasado. EE UU mantiene oficialmente, de momento, el calendario de retirada de tropas, que se hará de forma escalonada a lo largo de este año y del próximo, pero incluso una aceleración de esos plazos está hoy sobre la mesa si se observase alguna evolución positiva de la situación en Afganistán.

La presencia militar en ese país se ha hecho particularmente difícil este año con una serie de incidentes importantes –la quema del Corán y el asesinato de civiles por un soldado, entre otros- que han hecho indeseable entre los afganos la ocupación extranjera. "No vinimos a aprovecharnos de los recursos, vinimos a perseguir a Al Qaeda", aclaró Obama este martes.
Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/02/actualidad/1335910189_895584_1335910975_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/02/actualidad/1335910189_895584_1335910975_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment