Friday, May 11, 2012

Navarre will not apply the fiscal amnesty and will take care of `without papeles'

Después de varias semanas de intensas y difíciles negociaciones, finalmente los dos socios del Gobierno de Navarra, UPN y PSN, han acordado renunciar definitivamente a la amnistía fiscal impulsada por Rajoy, en virtud del margen que ofrece el autogobierno foral. En su lugar, la comunidad sí incluirá un incentivo de las declaraciones complementarias o sustitutivas y favorecerá la regularización de dinero defraudado con una rebaja del 90% del recargo y de un 20% en los intereses con una medida, que estará vigente en 2012, y que no supondrá una reducción del impuesto que debe pagar el contribuyente.

Este es uno de los proyectos incluidos en el pacto presentado hoy y con el que se busca compensar la correspondiente recaudación de ingresos para reducir el déficit en 54 millones de euros y ajustar el presupuesto de este año ante el empeoramiento de la crisis. En concreto, se contempla la inversión de 33,5 millones de euros en nuevas medidas para promover la reactivación de la economía navarra y la generación de empleo, así como el impulso de obra pública. Se pretende alcanzar un ahorro de 60,4 millones de euros y recaudará otros 27.

La amnistía fiscal ha sido uno de los puntos más controvertidos de la negociación, ya que el PSN se ha mostrado en todo momento contrario a su aplicación en Navarra. De hecho, los socialistas convirtieron este asunto en bandera durante todo este proceso de diálogo con los regionalistas, formación que a su vez apoyó esta medida en Madrid, ya que mantiene otro pacto con el PP en las Cortes Generales.

En compensación, el PSN ha cedido a aumentar, en contra de su criterio, la jornada laboral de los funcionarios a 37,5 horas semanas, al igual que el resto de comunidades. De hecho, el vicepresidente del Ejecutivo, el socialista Roberto Jiménez, ha reconocido en rueda de prensa que esta medida "no nos gusta" y que ha sido uno de los principales escollos de la negociación. Sin embargo, ha añadido que se garantizará la "no destrucción de empleo".

Además se subirá el precio de la gasolina 2,8 céntimos por litro con el denominado _céntimo sanitario_, excepto para transportistas, se modificará el Impuesto de Sociedades y se implantarán nuevas tasas al tabaco.

También se ha acordado otro desmarque de las políticas de Rajoy, ya que en Navarra se mantendrá la cobertura sanitaria gratuita para los inmigrantes ilegales, pero modificando la ley para que no tenga un efecto llamada desde otras comunidades: solo se atenderá a aquellos que estén empadronados en la Comunidad Foral a fecha de 30 de abril. En materia de Educación, se ha pactado también mantener el ratio de alumno por clase en la red navarra, dentro del marco normativo vigente.

### "Bases sólidas"

Alcanzar el acuerdo entre los dos partidos del Gobierno se había convertido en un complicado reto, ya que las posturas entre ambos parecían solo hace unos días irreconciliables. De hecho, el anuncio público de las nuevas medidas estaba previsto para el miércoles, pero no ha tenido lugar hasta hoy viernes.

Las discrepancias públicas en estas semanas de negociaciones han sido continuas y los dos partidos no han tenido reparo en defender abiertamente sus puntos de vista, en ocasiones, contarios, ante los recortes de Rajoy y su traslado a Navarra. Finalmente, de nuevo el agua no ha llegado al río y el Ejecutivo ha conseguido matizar sus diferencias para sacar adelante este nuevo paquete de medidas, como reconoce la presidenta, Yolanda Barcina, "a la navarra".

No comments:

Post a Comment