Wednesday, May 16, 2012

The judgment against Mladic begins by the genocide of Srebrenica

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia ([TPIY][1]) abre este miércoles el proceso contra [Ratko Mladic][2] por genocidio y crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en la guerra de Bosnia (1992-1995). El exgeneral serbobosnio, de 70 años, afronta el caso tras una huida de 16 años y después de pasar otro más custodiado en la cárcel de la ONU, en La Haya (Países Bajos), sede del tribunal. La cita es histórica para la justicia internacional.

Por fin ha sentado en el banquillo a un presunto genocida, acusado del asesinato de 8.000 varones musulmanes en Srebrenica. Ocurrió en julio de 1995 y fue la peor matanza registrada en Europa desde la II Guerra Mundial. Mladic, apodado en su día "el carnicero de los Balcanes", se ha declarado inocente. En sus primeras comparecencias ante los jueces atribuyó el horror "a mis tropas, que actuaron por su cuenta".

Entre el público asistente a la vista habrá familiares de las víctimas de Srebrenica, y también algún superviviente de la matanza. En especial, se espera una representación de las Madres de Srebrenica, que llevan casi dos décadas imaginando este día. Mladic ha intentado esquivar a los jueces del TPIY hasta el último momento. Ha recusado al presidente de la sala que le procesará, Alphons Orie, un holandés, como los cascos azules que debían proteger Srebrenica. También ha solicitado seis meses de prórroga para "leer bien una acusación de miles de hojas". No ha tenido éxito.

El Tribunal ha rechazado ambas peticiones y la acusación está lista para brindar "una panorámica de los componentes del conflicto balcánico, desde las muertes de Srebrenica, al sitio de Sarajevo; y de los campos de concentración a la toma de rehenes", según ha explicado el fiscal jefe, Serge Brammertz.

A partir del 29 de mayo, serán desgranados los 11 cargos concretos contra Mladic. El genocidio, calificado por los manuales jurídicos de "crimen de los crímenes", es el primero. La fiscalía sostiene que el exgeneral (jefe del Estado Mayor del Ejército serbobosnio entre 1992 y 1996) "participó en una asociación de malhechores que ideó un plan para expulsar a los musulmanes bosnios, y a los croatas, de lo que consideraba territorio serbio en Bosnia". Entre sus cómplices aparece Radovan Karadzic, líder político serbobosnio y su jefe político directo. Por su parte, lo ocurrido en Srebrenica "respondía al proyecto de eliminar a los musulmanes bosnios de la ciudad, a base de matar a los adolescentes y varones adultos, y de expulsar a las mujeres, niños y ancianos".

Para Holanda, cuyos cascos azules estaban estacionados en la localidad, la tragedia de Srebrenica sigue pesando en la memoria colectiva. Sujetos al mandato de Naciones Unidas, que solo autorizaba a disparar si eran amenazados, y a las órdenes de la OTAN, los soldados holandeses asistieron en la separación de hombres y mujeres ordenada por Mladic. En el año 2002, el entonces Gobierno de centro-izquierda dimitió al reconocer su responsabilidad moral. Por el contrario, nunca admitió haber sido culpable de lo ocurrido. Los supervivientes, en especial las Madres de Srebrenica, han pedido en repetidas ocasiones una compensación a La Haya que todavía no llega.

El pliego de cargos contra Mladic lo completan crímenes de guerra y contra la humanidad. La lista detalla persecuciones, exterminación, asesinato, deportaciones, actos inhumanos, terror, ataques contra la población civil y captura de rehenes. En este capítulo aparece el asedio de Sarajevo, capital de [Bosnia-Herzegovina][3], el más largo de la historia de la guerra moderna. Sarajevo fue sitiada entre abril de 1992 y febrero de 1996 y hubo 12.000 muertos, civiles en un 85%.

Durante esa época, se atribuyen a Mladic consignas sumarias para los bombardeos del siguiente tenor: "Quemad sus cerebros"; "Machacadles hasta que estén al borde de la locura". La ciudad, había sido un modelo de convivencia interétnica y albergó los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984. La contienda la partió en dos. Una parte la ocupan hoy vecinos bosnios. La otra está reservada a los serbios.

Para la acusación, el mayor reto será demostrar el cargo de genocidio. Es preciso despejar cualquier duda sobre el plan de limpieza étnica de los musulmanes bosnios refugiados en Srebrenica en 1995. Además de sus investigaciones, el fiscal Brammertz cuenta con un documento de excepción. Se trata de los 18 diarios y 120 grabaciones hechos por el propio Mladic durante el conflicto de los Balcanes. Con ellos espera demostrar la cadena de mando. Es decir, los acuerdos entre el Ejército serbobosnio y Belgrado en la guerra de Bosnia. El fallecido expresidente serbio Slobodan Milosevic, que siempre negó haber dirigido los movimientos de las tropas, aparece en las notas de Mladic.

Acusado también de genocidio por Srebrenica, Milosevic murió en 2006 sin haber sido sentenciado después de cuatro años de juicio. Fue uno de los capítulos más oscuros de la historia del TPIY. Con Mladic los ritmos son distintos. Arrestado el año pasado en Lazarevo, a 100 kilómetros de Belgrado, a finales de mayo llegarán los primeros testigos de la acusación. Su entrega al tribunal ha allanado además el camino de Serbia hacia la Unión Europea, que exigía el procesamiento de los imputados de los Balcanes. Pero una incógnita sigue, de todos modos, sin resolverse: "¿Cómo es posible que Mladic pudiera esconderse durante 16 años y quién le ayudó?", preguntó en voz alta el fiscal Brammertz, días antes de la apertura del proceso.

[1]: http://internacional.elpais.com/tag/tpiy_tribunal_penal_internacional_antigua_yugoslavia/a/
[2]: http://internacional.elpais.com/tag/ratko_mladic/a/
[3]: http://internacional.elpais.com/tag/bosnia_herzegovina/a/
Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/16/actualidad/1337148040_913451_1337148360_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/16/actualidad/1337148040_913451_1337148360_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment