Friday, May 4, 2012

The group of Bankia closed 2011 with 31,800 million in toxic assets

El grupo Banco Financiero y de Ahorros (BFA), dentro el cual se incluye Bankia, cerró el ejercicio 2011 con un volumen de activos potencialmente problemáticos del sector promotor e inmobiliario de 31.799 millones de euros, para el que disponía de unas correcciones de valor o coberturas de unos 11.900 millones. El volumen total de activos problemáticos brutos ha crecido en un año en unos 3.000 millones de euros, pero las provisiones y coberturas también lo han hecho, en casi 5.000 millones, con lo que la exposición problemática sin cubrir se ha reducido en unos 2.000 millones. Así figura en la cuentas consolidadas que BFA ha registrado hoy como hecho relevante en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

BFA y Bankia han incumplido el plazo de cuatro meses que expiró el pasado lunes para entregar sus informes anuales auditados al supervisor. Al final, ambas entidades han optado por publicars sus cuentas sin auditar, al no disponer de un informe de auditoría que las avale. Por eso, las cuentas de BFA y Bankia no se han depositado en el registro de informes anuales, como las del resto de las empresas cotizadas, sino que se han comunicado como hechos relevantes.

Con todo, esas cuentas sin auditar muestran cómo los activos problemáticos del sector del ladrillo son la principal amenaza para la entidad que preside Rodrigo Rato, que ha insistido en que podrá reforzar su solvencia y seguir en solitario sin necesidad de fusiones.

Las cuentas consolidadas del grupo de Bankia muestran que la entidad cerró el año con un volumen de 10.564 millones en créditos dudosos y otros 7.283 millones en créditos subestándar (en riesgo de impago) solo en el sector del ladrillo (construcción y promoción inmobiliaria). Sobre esos créditos problemáticos, BFA tiene dotadas provisiones, es decir, fondos para hacer frente a las posibles pérdidas, por 7.021,7 millones.

Eso supone que los problemas afectan al 47,6% del volumen del crédito a dicho sector, que alcanzaba a cierre de año los 37.517 millones de euros, una cifra que supone una reducción de casi 5.000 millones en un año de su exposición al sector. Además, ahí no se toman en cuenta los créditos fallidos al sector, esto es, que ya se han dado por perdidos, que sumaban 1.748 millones al cierre de 2011.

Junto a los 17.847,5 millones en créditos dudosos y subestándar, el grupo BFA-Bankia tiene también activos inmobiliarios (que se ha quedado por impago de créditos) por un importe bruto de 13.951 millones, que han quedado contablemente reducidos a 9.083,6 millones tras las correcciones de valor por importe de 4.867,6 millones.

Entre las partidas de activos inmobiliarios destaca la de suelo, por importe de 5.289 millones brutos que, tras las correcciones de valoración, se han quedado en 2.488,7 millones netos.

La entidad explica en sus cuentas que ha realizado fuertes saneamientos contra recursos propios del valor del suelo que tenía adjudicado.

En total, pues, el grupo BFA-Bankia tiene activos potencialmente problemáticos del sector del ladrillo por importe de unos 31.800 millones de euros, de los que tiene cubiertos unos 11.900 millones. Hay cerca de 20.000 millones sin dotar, cuya recuperabilidad puede depender del valor de las garantías y activos.

No comments:

Post a Comment