Monday, May 7, 2012

The Government of Rajoy forces the resignation of Rodrigo Short while in Bankia

Nadie puede gestionar un banco contra la opinión del Gobierno y la de los mercados. Eso es una máxima que se aplica en los sistemas financieros de Estados Unidos, Reino Unido o España. Rodrigo Rato (Madrid, 1949), intentó luchar durante meses contra ambas fuerzas y ha perdido la batalla.

El que fuera vicepresidente económico con Aznar y director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó ayer su dimisión al frente de Bankia y de su matriz, Banco Financiero y de Ahorro (BFA). Rato dijo [en un comunicado][1] que consideraba que era "lo más conveniente para la entidad". [Propuso como su sustituto a José Ignacio Goirigolzarri][2] (Bilbao, 1954), ex consejero delegado del BBVA hasta septiembre de 2009.

El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, habló el domingo y ayer con Rato. En su habitual estilo, Rajoy no pidió a Rato la dimisión, pero sí le expuso la presión que había sobre la entidad, que tiene 31.800 millones en créditos y activos tóxicos, y las dificultades derivadas para el conjunto del sector financiero, así como los planes para inyectar dinero público con el que sanear su balance. En la última conversación, Rato ofreció dejar su puesto si eso iba en beneficio de la entidad y del sistema financiero español. Ayer, antes de verse con Rajoy, Rato habló con el ministro de Economía, Luis de Guindos. No fue una tarea fácil para Rajoy porque Rato es un hombre clave del PP, pero "la gravedad de la situación manda", dicen en el mercado. [Rato tiene derecho a una indemnización por cese de 1,2 millones.][3]

El FMI ya había señalado claramente a Bankia como la entidad sistémica con problemas de gestión y necesidad de un saneamiento. Nunca antes se había visto un señalamiento tan claro de un banco en un informe del FMI. En el mercado se entiende que [fue un movimiento auspiciado por Economía][4] y que ha resultado clave para acelerar el final de Rato. Éste envió ayer un mensaje tranquilidad a los depositantes ante la robustez de Bankia.

"El Gobierno tiene pavor a la intervención de España. Rajoy se convenció de que la solución al colapso financiero y la prima de riesgo empieza por profesionalizar la gestión de Bankia", apunta un alto ejecutivo de una gran entidad. Además, el Gobierno es consciente de que no se justificaría una inyección enorme de dinero público (se baraja entre 7.000 y 10.000 millones) sin relevo de la presidencia y Rato era consciente de que esa inyección podía ser especialmente mal vista por su cercanía al PP. Aun así, queda explicar a la opinión pública cómo se puede ayudar a las entidades financieras con miles de millones mientras se recorta en sanidad y educación.

En un primer paso, el ex consejero delegado del BBVA será nombrado consejero de BFA y Bankia, para que luego se le nombre presidente ejecutivo de ambas entidades. Es de suponer que esto ocurrirá a finales de mes. No obstante, Goirigolzarri podría empezar a trabajar ya en la búsqueda de una solución para Bankia, una tarea realmente compleja y cabe que el consejo anticipe su nombramiento a este viernes.

La principal incógnita que debe resolver el ejecutivo vasco es cuánto dinero necesita Bankia-BFA para sobrevivir, así como cuál será el organigrama del grupo para que tenga viabilidad. No hay que olvidar que la matriz, BFA, es un auténtico banco malo, del que cuelga la entidad cotizada, Bankia, en una interrelación de gran complejidad contable.

Fuentes del mercado no descartan que se fusionen BFA y Bankia para realizar un saneamiento global y clarificar la situación de las participaciones preferentes, emitidas por la matriz. También se baraja que BFA acabe desgajado como un banco malo, soportado por las ayudas del Estado. Ya tiene 4.465 millones en participaciones preferentes, remuneradas a más del 7,75%, lo que supone un pago importante de dinero. El decreto de Guindos permite inyectar préstamos del Estado convertibles en acciones cuando hay fusiones. Ahora no hay una fusión, pero quizá se encuentre una fórmula legal para ayudar a la entidad.

En opinión de Rato, Goirigolzarri es "la persona más adecuada para liderar este proyecto en estos momentos". Directivos de Santander, BBVA y La Caixa consultados coinciden en que es la persona adecuada, "el mejor profesional fuera de una entidad y el único capaz de superar un reto como este".

Goirigolzarri recibió 68,7 millones como pensión e indemnización por cese tras 30 años de trabajo en el BBVA. Abandonó la entidad por deseo del presidente, Francisco González, que puso a Ángel Cano en su lugar. Goirigolzarri tenía un compromiso de no competencia de dos años con el BBVA. Como abandonó la entidad hace dos años y medio, está liberado de todo compromiso. Goirigolzarri no cuenta con una auditoría para guiarse, ya que Deloitte no ha entregado la de 2011.

[El Banco de España y el Gobierno presionaron a Goirigolzarri][4] para que aceptara el cargo, donde no ganará mucho dinero (comparado con otros sueldos) y tendrá que hacer frente a grandes problemas. En las primeras negociaciones, el 30 de abril, Rato aceptó cambiar al consejero delegado, Francisco Verdú, y continuar como presidente no ejecutivo, según fuentes financieras conocedoras de la operación. Goirigolzarri se negó. Quería plenos poderes tras su experiencia problemática con González. Ayer, Rato aceptó abandonar el cargo. El nuevo ejecutivo tendrá todos los poderes y la posibilidad de pedir el dinero que considere necesario para el reflotamiento de Bankia.

Los presidentes de los tres grandes bancos estuvieron en continuo contacto telefónico este fin de semana. Su argumento es que los problemas de Bankia les repercuten directamente por su repercusión en la prima de riesgo y la caída de las calificaciones de las agencias de evaluación de riesgo. Desde Bankia se contraargumenta diciendo que los grandes "tapan" sus problemas (exceso de oficinas, problemas de solvencia) "culpando de todo a Bankia. Ahora se verá si Bankia es el tapón del problema o en realidad hay muchos más", dice un ejecutivo de la entidad.

[La salida de Rato ha sorprendido al mercado][5] (aunque la ha recibido con alzas bursátiles en el sector) porque hasta hace cuatro días defendió la viabilidad y sin ayudas públicas de Bankia. [Rato llegó a la presidencia de Caja Madrid en enero de 2010][6] y pocos meses después se fusionó con Bancaja y cinco pequeñas cajas más. Demasiadas entidades con problemas comunes: deficiente gestión, mucho ladrillo y pocos ingresos. Un cóctel explosivo.

[1]: http://ep00.epimg.net/descargables/2012/05/07/bcb8dc4b666f01dd27e2c2b7e274457d.pdf
[2]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/07/actualidad/1336396158_000163.html
[3]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/07/actualidad/1336412114_356055.html
[4]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/06/actualidad/1336340204_618780.html
[5]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/07/actualidad/1336386952_866863.html
[6]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/07/actualidad/1336416601_154314.html
Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/05/07/actualidad/1336424218_278337_1336425422_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/05/07/actualidad/1336424218_278337_1336425422_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment