Friday, May 11, 2012

The Government approves a drastic cleaning of the credit of the brick

El Consejo de Ministros ha aprobado esta mañana la [segunda reforma financiera][1] del Gobierno de Mariano Rajoy en poco más de tres meses. Mientras que el decreto de febrero se centró en provisionar los activos del sector del ladrillo declarados problemáticos, en esta el foco se pone en el crédito teóricamente sano, para el que se exigen también fuertes provisiones. Las entidades que no puedan afrontar ese saneamiento podrán recibir dinero público. Además, se obliga a que los bancos aporten antes de fin de año los inmuebles que se han quedado por el impago de créditos a sociedades anónimas y tras una tasación independiente.

Tras barajar diversas alternativas, Economía ha decidido exigir a los bancos provisiones sobre el crédito promotor teóricamente sano o normal (que no es dudoso ni subestándar). Aunque inicialmente barajó una cobertura única para todo el [crédito promotor][2], finalmente se ha decidido por exigir diferentes niveles de provisiones (el colchón con el que los bancos se protegen de las pérdidas) dependiendo del activo que haya como garantía.

La última versión del borrador, pendiente de confirmación por el Consejo de Ministros, [exige provisiones del 40%][3] para el crédito promotor sin garantía hipotecaria o con suelo como garantía; del 20% para el que tiene como garantía promociones sin terminar y del 11% para las promociones terminadas. Eso se sumaría al 7% exigido ya con carácter general para todo el crédito promotor sano en la reforma de febrero. Con ello, las provisiones serían de hasta el 47% para créditos al corriente de pago.

El Gobierno dará un mes de plazo para presentar un plan en que se detallen las medidas que van a tomar las entidades para cumplir con el decreto. Cuando del plan resulte que las entidades incurrirán en un déficit de capital principal, también deberán detallarse medidas para solucionarlo en un plazo máximo de cinco meses, según ese último borrador, que aún puede incluir modificaciones.

El plan deberá ser aprobado por el Banco de España en un plazo de 15 días y se podrá solicitar dinero público para cumplirlo sin necesidad de una fusión. Además, en una disposición final, el Gobierno ha decidido ampliar en un mes el plazo para que las entidades presenten proyectos de fusión ante el Ministerio de Economía para beneficiarse de unas mejores condiciones con que hacer el saneamiento.

En cuanto a las sociedades que reciban los inmuebles, el borrador del Gobierno prevé imponer la obligación de obligar a esas inmobiliarias a vender anualmente un 5% de sus activos.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha confirmado esta mañana que exigirá provisiones adicionales al sector, aunque sin avanzar cifras, y que se [crearán varios vehículos][4] para dar salida a los activos tóxicos. Asimismo, ha señalado que las ayudas públicas se darán a las entidades mediante la forma de bonos contingentes convertibles (conocidos como cocos, en el argot financiero). Estos bonos funcionan como un préstamo retribuido a tipos de interés de mercado, pero se convierten en acciones en caso de dificultades. Son muy similares a las participaciones preferentes convertibles como las que el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, ha solicitado que se conviertan en capital en lo que supondrá su nacionalización.

Con las provisiones sobre créditos sanos se trata de combatir la [morosidad oculta de que alertó el FMI][5] recientemente, aunque esa advertencia pasó inicialmente inadvertida porque Economía suavizó el mensaje del organismo en la traducción española de las conclusiones preliminares del informe. Y se trata también de intentar vencer la desconfianza que se ha instalado en los mercados hacia la banca española.

Los bancos y cajas de ahorros tienen algo más de 300.000 millones de euros en crédito promotor y activos inmobiliarios adjudicados por el impago de deudas. De esa cifra, el Banco de España tenía clasificados como problemáticos  a cierre de 2011 unos 184.000 millones de euros, bien por ser créditos morosos, subestándar (en riesgo de impago) o inmuebles que se ha quedado la banca por impago de los créditos que dio para financiar su compra.

Pero las nuevas exigencias se centran en el crédito sano, que sumaba a cierre de 2011 los restantes 120.000 millones de euros, si bien la cifra se ha ido reduciendo en el arranque de este año.Con datos de cierre de año, las entidades con un mayor volumen de crédito promotor teóricamente sano en sus cuentas eran Bankia (con unos 19.500 millones), La Caixa (con 13.650 millones) y el Banco Santander (con 12.800 millones). En proporción a su tamaño, tomando como referencia el volumen de la inversión crediticia en España, las entidades con mayor crédito promotor en situción normal son algunas de las que ya han sido absorbidas.

[1]: http://economia.elpais.com/tag/reforma_financiera/a/
[2]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/08/actualidad/1336508326_996611.html
[3]: http://economia.elpais.com/economia/2012/05/10/actualidad/1336601507_969854.html
[4]: http://economia.elpais.com/economia/2012/04/22/actualidad/1335122747_343696.html
[5]: http://economia.elpais.com/economia/2012/04/26/actualidad/1335457073_023917.html
Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/05/11/actualidad/1336732500_702749_1336737113_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment