Thursday, May 17, 2012

Dívar: “The important thing is the truth at all moment”

Los periodistas son ahora tremendamente incómodos para [el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar.][1] [Investigado por la fiscalía del Supremo por una veintena de viajes a Marbella con alojamiento en hoteles de lujo cargados presuntamente en el Presupuesto del Consejo,][2] Dívar –que ha presidido una entrega de premios en el [CGPJ][3]- ha optado por escabullirse de la prensa y guardar silencio ante las preguntas de los medios. En su discurso en el acto, sin embargo, ha dejado algunos mensajes velados. "Lo que importa es siempre la verdad en todos los instantes", ha asegurado.

Además de los periodistas, Dívar ha tenido que enfrentarse esta tarde a otra situación incómoda: [el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce,][4] quien tiene que decidir si presenta una querella contra él si considera que ha cometido el delito de malversación del que le acusa un vocal del Consejo, se ha sentado hombro a hombro con él. Torres-Dulce y Dívar se han saludado con un frío y protocolario apretón de manos al término del acto, y durante este apenas se han cruzado una mirada y una tímida sonrisa. El fiscal general tampoco ha querido hacer declaraciones a los medios: "No es el momento ni el lugar", se ha justificado.

El discurso del presidente del Supremo se ha seguido con especial atención por si utilizaba esa tribuna para lanzar algún mensaje acerca de su delicada situación. Dívar ha pedido que la justicia no cierre la puerta a ningún discapacitado –el Foro Justicia y Discapacidad del Consejo entregaba sus premios a personas o entidades que trabajan por los derechos de los discapacitados- y ahí, hablando de ese asunto, ha dejado, con intención o no: "Lo que importa siempre es la verdad en todos los instantes". Lo que no ha aclarado es cuál es la verdad de su supuesta malversación de fondos públicos.

En otro momento del discurso, el presidente del Supremo ha lanzado otro posible mensaje entre líneas. "Basta una sola miseria para condenar a una sociedad, para que se rompa el pacto cívico", ha dicho. Las palabras han podido traicionarle, porque utilizó la misma expresión, "miseria", para referirse a los gastos ocasionados con sus viajes cargados al Consejo. Y ha añadido: "Una ciudad que cierra sus puertas a un solo ciudadano es una ciudad en la que no quiero estar. Espero que con la ayuda de Dios podamos conseguir una ciudad de la Justicia que no cierre sus puertas a nadie".

Las puertas no estaban cerradas para él, al menos las del Consejo, porque las ha utilizado para salir nada más terminar el acto, rodeado de guardaespaldas. No tendría ganas de cóctel.

[1]: http://elpais.com/tag/carlos_divar_blanco/a/
[2]: http://politica.elpais.com/politica/2012/05/12/actualidad/1336853835_384356.html
[3]: http://elpais.com/tag/cgpj_consejo_general_poder_judicial/a/
[4]: http://elpais.com/tag/eduardo_torres_dulce/a/
Enclosure: http://ep00.epimg.net/politica/imagenes/2012/05/17/actualidad/1337285388_260412_1337285986_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/politica/imagenes/2012/05/17/actualidad/1337285388_260412_1337286095_noticia_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/politica/imagenes/2012/05/17/actualidad/1337285388_260412_1337286095_noticia_grande.jpg

No comments:

Post a Comment