Tuesday, May 22, 2012

The Catalan Autonomous Government paid to Nóos 48,000 Euros by three meetings of work

Iñaki Urdangarin y Diego Torres abrieron más de una vía de negocio en Cataluña a costa de la Generalitat. En 2006, el instituto Nóos del duque de Palma y su exsocio cobró 48.180 euros por tres reuniones de trabajo a Biocat, una fundación creada por el Gobierno catalán que se nutre de fondos públicos y privados y que busca potenciar el sector de la biomedicina.

El contrato con la entidad sin ánimo de lucro se firmó en abril, apenas dos meses después de que se constituyese la Fundación Biorregión de Cataluña (Biocat). Las tres jornadas de trabajo, que se celebraron en mayo de ese mismo año, reunieron a una quincena de expertos y empresarios de la biotecnología, según consta en el contrato al que ha tenido acceso EL PAÍS. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) del Cuerpo Nacional de Policía ha solicitado a la fundación una copia de ese contrato para analizarlo y remitirlo a los investigadores del _caso Nóos,_ el juez José Castro y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach.

Los responsables de Nóos apenas tuvieron tiempo para cumplir el encargo del Biocat, que incluía elaborar bases de datos de los participantes, buscar y acondicionar espacios para los debates y confeccionar resúmenes de esas sesiones de trabajo. El contrato lo firmaron Diego Torres y el entonces director de Biocat, Gerard McGettigan, el 27 de abril. Las reuniones se celebraron los días 5, 16 y 25 de mayo.

"Era importante hacer estudios y conocer el sector; estábamos arrancando", justificó ayer el socialista Joan Cornet, que puso en marcha Biocat y fue su presidente hasta 2007, cuando fue designado, también por la Generalitat, responsable de la fundación Ticsalut. Según Cornet, Nóos dio el primer paso y se ofreció para organizar un macroevento sobre biomedicina. La propuesta suponía un coste de entre medio millón y un millón y fue rechazada por Biocat porque consideró que Nóos no tenía el conocimiento adecuado. El instituo del yerno del Rey sí fue contratado, en cambio, para las reuniones de trabajo. Poco antes, en noviembre de 2005, Urdangarin y Torres habían logrado un contrato por 34.375 euros con el Departamento de Salud.

Biocat arrancó en 2006 fruto de la voluntad del Gobierno tripartitol. Sus fondos provenían en su mayoría de tres departamentos de la Generalitat de Cataluña —Economía, Salud e Innovación, Universidad y Empresa— y, en menor medida, del Ayuntamiento de Barcelona. Año tras año, la aportación privada aumentó y en 2008 suponía ya el 50% del total, explicó un portavoz. Este año, Biocat ha recibido 1.060.000 euros de la Generalitat y 98.000 euros del consistorio, lo que supone el 33% de su presupuesto.

En la actualidad, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, preside también el patronato de la fundación Biocat. Lo integran, además, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, el de Salud, Boi Ruiz, y la teniente de alcalde de Economía del Ayuntamiento de Barcelona, Sònia Recasens, entre otros.

Torres y Urdangarin intentaron al menos en tres ocasiones organizar un gran evento en Barcelona. En 2005, el duque se reunió con la consejera de Salud Marina Geli y le ofreció unas jornadas sobre salud y deporte. Según Geli, el proyecto no se ajustaba a sus planes. Después, llamó a las puertas del consejero de Economía, Antoni Castells, del que tampoco obtuvieron el anhelado contrato. Por último, los responsables de Nóos intentaron convencer a los de Biocat de que eran el socio idóneo para organizar unas jornadas sobre biomedicina.

El instituto Nóos nació en Barcelona de la mano de Diego Torres. La incorporación de Urdangarin permitió dar el salto y lograr contratos millonarios en el sector público. El grueso de ese lucro lo hicieron en la Comunidad Valenciana y Baleares, ambas gobernadas por el PP. Las tres ediciones de Valencia Summit y las dos de Forum Illes Baleares reportaron beneficios de más de cinco millones de euros. Parte de ese dinero, según la investigación, fue desviado de forma ilícita.

No comments:

Post a Comment