Monday, May 21, 2012

The BREAD vanishes in Mexico

La noticia llegó a la [capital de México][1] con la rapidez con que lo hacen los temblores que nacen en esa costa del Pacífico. En la Convención Nacional Bancaria y de Valores, reunida como cada año en Acapulco, [Josefina Vázquez Mota][2] había ganado en el _aplausómetro:_ la candidata del [Partido Acción Nacional (PAN)][3] a la presidencia tuvo que interrumpir su discurso en siete ocasiones por los aplausos, y al final de su intervención 700 personas la ovacionaron de pie. Ninguno de los otros tres candidatos presidenciales, que también comparecieron el pasado viernes a distintas horas ante los hombres de la banca, lograron tanta aprobación.

Nunca un golpe como este pudo ser tan oportuno. El mismo día de su triunfo ante los banqueros, Josefina, como se la conoce, se había desayunado con una encuesta del periódico _Reforma_ sobre las preferencias en la ciudad de México, donde se juegan alrededor del 10% de los votos de la elección presidencial: en un mes perdió cinco puntos en el Distrito Federal. La pésima noticia fue que [Andrés Manuel López Obrador,][4] el candidato del [Partido de la Revolución Democrática][5] (PRD, izquierda), ganaba en esa medición ocho puntos. El sondeo es un dato más en la percepción de que el candidato de la izquierda va al alza mientras que la candidatura de la derecha parece condenada al fracaso.

Media campaña electoral le bastó a Josefina para mudar el adjetivo de histórica por el de incógnita. En marzo, al convertirse en la primera candidata en ser postulada a la presidencia mexicana por un partido con posibilidades de victoria, llegó a estar en una encuesta (GEA/ISA) a siete puntos del candidato puntero, [Enrique Peña Nieto][6], del [Partido Revolucionario Institucional (PRI)][7]. Pero ahora, cuando faltan solo seis semanas para la elección del 1 de julio, sus posibilidades se esfuman después de elementales [errores de logística,][8] desafortunadas declaraciones, rumores perpetuos de crisis en su equipo de colaboradores, recelos de sus compañeros y, sobre todo, porque no ha mostrado una propuesta clara, un perfil definido: aunque se presenta como una candidata "diferente", Vázquez Mota ha vacilado entre la continuidad y el rompimiento con la gestión de Felipe Calderón, que es visto como inoperante. Su Gobierno no solo no creó los empleos que prometió, sino que fue incapaz de lograr las reformas que urgen en el país; ni siquiera pudo convencer de que su estrategia anticrimen, que ha costado 55.000 muertos, es la correcta.

"Las cosas van más cerradas de lo que parece", dice Roberto Gil Zuarth, el joven coordinador de la campaña de Vázquez Mota. Con "las cosas" Gil Zuarth se refiere al hecho de que en promedio las encuestas sitúan a su candidata a 18 puntos de Peña Nieto y empatada con López Obrador, a quien en febrero sacaba 8 puntos de ventaja. "La elección no está resuelta, porque no es cierto que los ciudadanos se hayan expresado ya. Hay muchos que no han decidido entre la opción de cuidar lo que se ha logrado en los gobiernos panistas o regresar a un pasado de mediocridad, corrupción, incertidumbre y miseria", argumenta Gil.

"Nunca pensé que sería la ganadora, pero sí parecía que iba a ser mejor candidata. Los propios panistas esperaban más de ella, muchos están decepcionados. Ha resultado una candidatura floja, le falta empuje, tiene un tono muy poco espontáneo. Resultó una mala candidata", dice el analista José Antonio Crespo.

Fuentes de la campaña de Vázquez Mota, que prefirieron no ser identificadas, explicaron a EL PAÍS que son tres los factores que han lastrado la marcha de la candidatura. El primero, la "dificultad para recaudar, porque hay una alineación de intereses que han podido posicionar el mensaje de que esto ya está resuelto a favor de Peña Nieto"; la división de los panistas: "el partido no le entregó nunca el poder a Josefina", y el carácter de la candidata, más propenso a la conciliación que al enfrentamiento: "La frase que más le hemos oído es 'no me quiero pelear'".

¿Ya está perdida la elección? Rafael Giménez, vicecoordinador de la campaña, y quien fue parte de los equipos de los candidatos Vicente Fox y Felipe Calderón, cree que nada está escrito: "Hay una gran oportunidad de ganar, pero tampoco descartemos al otro candidato (López Obrador), que se ha mostrado absolutamente competitivo. Vamos a una elección de tercios".

Giménez desestima la percepción generalizada de que su candidata esté hundida. "Los medios siempre han ido detrás de la ciudadanía, viven un desfase. Lo que la opinión pública no registra aún es que se ha despertado un movimiento anti-PRI. Había dos grupos que no habían aparecido y ya han comenzado a manifestarse: los jóvenes y las mujeres. Esta elección es la primera en que los hombres y las mujeres van a votar de manera diferenciada, y Josefina va a ganar entre las mujeres. Y entre los hombres, López Obrador está subiendo. Todo a costa de Peña Nieto, a quien se le ha abierto ya una grieta".

Para el analista Crespo, Josefina además paga cuentas del pasado: "Trae una carga muy pesada, las de dos gobiernos fallidos del PAN, con resultados bastante mediocres en lo general. Gobiernos de los que ella formó parte y de los que no se ha deslindado. Se ha convertido en la candidata de la continuidad en un país donde más de 70% de la población ha dicho que quiere un cambio".

Esa ola anti-PAN podría traducirse en que el partido del presidente Felipe Calderón pierda Morelos, que gobierna hace dos sexenios, y el Estado de Jalisco, en su poder desde 1995. Fuentes panistas confirman que, cuando hace unas semanas, a Fernando Guzmán, candidato en Jalisco, le sugirieron que renunciara para buscar a alguien que sí tuviera la posibilidad de ganar en ese Estado, repuso que la que lo estaba hundiendo era "la señora", y que si a alguien habría que bajar de la carrera era a ella.

En varias ocasiones, Vázquez Mota ha defendido que su triunfo se lo darán los ciudadanos indecisos. Sin embargo, la especialista María de las Heras cree que quien se beneficiaría de la bolsa compuesta por antipriístas (uno de cada cinco votantes probables, según ella) e indecisos es López Obrador. La tesis de De las Heras se refuerza con lo que ha reportado recientemente Roy Campos, de Consulta Mitofsky: "Entre los ciudadanos independientes (aquellos que no tienen una identidad partidista) López Obrador ha crecido de 14 a 19 puntos en dos semanas y Vázquez Mota ha caído del 18% al 11%".

Cuando quedan menos de 40 días de campaña, Josefina necesitará muchos golpes de efecto como el del viernes pasado con los banqueros si no quiere ver desde el tercer sitio al ganador el primero de julio.

[1]: http://elpais.com/tag/mexico_df/a/
[2]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/05/05/actualidad/1336237204_907018.html
[3]: http://www.pan.org.mx/
[4]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/03/24/actualidad/1332606683_301397.html
[5]: http://www.facebook.com/PartidodelaRevolucionDemocratica
[6]: http://internacional.elpais.com/internacional/2011/12/10/actualidad/1323540576_290724.html
[7]: http://www.pri.org.mx/ComprometidosConMexico/index.aspx
[8]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/04/09/actualidad/1333999600_213719.html
Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/21/actualidad/1337623205_775054_1337624966_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/05/21/actualidad/1337623205_775054_1337624966_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment