Thursday, April 12, 2012

A ticket quicker than the IPC

El coste de la vida va por un lado y el del transporte público, mucho más rápido. La [última subida prevista en Madrid que comienza a aplicarse en mayo][1], con una media del 11%, es la más alta en la última década. Llega a mitad de año, tras el anuncio de la presidenta Aguirre de que en 2012 no se subirían. El metrobús, el billete de 10 viajes, es el título que más sube entre los más usados: pasa de 9,30 a 12 euros, un 29% más.

Es el título que utilizan para viajar en transporte público uno de cada cuatro usuarios, según datos oficiales. Y es también el que más se ha incrementado porcentualmente en los últimos años. Desde 2005 ha doblado su precio de 5,80 a 12 euros. Esta subida está lejos de la que han sufrido de media los sueldos, que normalmente se actualizan con el IPC. Con este argumento, UGT elaboró un informe en el que compara cuánto han subido las tarifas y cuánto el poder adquisitivo de los usuarios de los viajeros. El trabajo, que arranca en el año 2000, pone en pie una simulación: ¿Cuánto pagarían los usuarios si los títulos solo se hubieran incrementado con el IPC?

En la última revisión, la Comunidad de Madrid ha tenido en cuenta otros factores que son los que suelen marcar los cálculos. Por un lado, la aportación de las Administraciones. El Ministerio de [Fomento ha reducido un 25% su subvención][2]. En la ecuación cuenta también el IPC del transporte (7,65%) o el encarecimiento de los suministros, como luz o gasóleo.

El informe de UGT refleja cómo debería haber subido el precio del transporte si subiera al mismo ritmo que el precio de la vida. La conclusión es que el primero va mucho más rápido que la segunda. Los trabajadores "han visto incrementado el precio del transporte por encima de la subida de sus sueldos", señala el estudio publicado en 2011 y actualizado ahora con la estimación del IPC de 2012 del 1,9%.

Se pierde poder adquisitivo y, con él, se reducen las medidas efectivas "para disminuir el nivel de tráfico privado" en el centro de Madrid y la contaminación del aire, según UGT. Si el metrobús se hubiera incrementado con el IPC costaría en mayo 5,93 euros en vez de 12. El abono mensual de la zona A (equivalente al término municipal de Madrid) ascendería a 38,89 euros en lugar de 51,30. Y el billete sencillo —que durante años permaneció congelado a un euro hasta el incremento del pasado agosto— costaría 1,14 euros en lugar de llegar hasta dos en algunos casos (ver gráfico).

La presidenta Esperanza Aguirre [negaba ayer, por segundo día consecutivo][3], que el billete sencillo suba. Un portavoz de la Comunidad de Madrid asegura que "técnicamente" la presidenta dice la verdad. El razonamiento es que para el 45% de los usuarios de este título (quienes hacen menos de cinco paradas en sus trayectos, según los datos que maneja la Consejería de Transportes a partir de encuestas) el precio se mantiene: 1,50. El argumento puede ser justo el contrario: para el otro 55% que se desplazan más de cinco paradas el billete se incrementa hasta dos euros, a razón de 10 céntimos más por parada adicional.

Aguirre ahondó ayer además en el argumento que la Comunidad de Madrid maneja en los últimos meses: el transporte público está fuertemente subvencionado, los viajeros solo cubren el 40% de lo que cuesta el billete. Por eso hablaba de "descuentos" o "forfaits", un término que normalmente se emplea para abonos deportivos.

Para la oposición, [esta nueva subida es un "error", una "insensatez"][4]. El secretario general del PSM, Tomás Gómez, subrayó la "subida histórica" y recordó que Aguirre "mintió hace dos meses" al asegurar que no habría incremento de tarifas. Gregorio Gordo, portavoz de IU en la Asamblea, lamentó que la presidente "cargue una vez más las consecuencias de la crisis sobre los ciudadanos, mientas protege a los más privilegiados" y la diputada de UPyD, Loreto Ruiz de Alda, lo tildó de aumento "intolerable".

Desde las filas municipales, el portavoz socialista Jaime Lissavetzky pidió al equipo de Gobierno de la alcaldesa Ana Botella que se opusiera a la subida con el voto de sus consejeros en el consejo de Administración del Consorcio de Transportes celebrado ayer por la tarde para aprobar la subida, algo que finalmente no ocurrió. Tanto Equo como el Real Automóvil Club de España (RACE) alertaron de que esta subida puede fomentar el uso del vehículo privado. "Subir el transporte en época de crisis disuade bastante al usuario", señaló Jorge Catellanos, responsable de Movilidad de RACE, que recordaba que "la primera opción para circular en Madrid sigue siendo el coche".

Los únicos satisfechos fueron los taxistas. La Gremial celebró el aumento del precio del bus exprés que lleva al aeropuerto y cuya tarifa pasa de dos a cinco euros. Así, señalan, "desaparece la competencia desleal". El colectivo Yo no pago, una plataforma creada en las redes sociales y con más de [15.000 seguidores en Facebook][5], han convocado una protesta el 20 de abril en Sol contra la subida. Dos de sus convocatorias, en enero y febrero, terminaron con detenidos.

**Con información de Marta F. Maeso y Elena G. Sevillano**

[1]: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/10/madrid/1334092393_608713.html
[2]: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/09/madrid/1334003980_373676.html
[3]: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/11/madrid/1334147195_288763.html
[4]: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/11/madrid/1334132800_800883.html
[5]: http://www.facebook.com/yonopago
Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/04/12/madrid/1334183087_456348_1334214140_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/04/12/madrid/1334183087_456348_1334214140_noticia_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/04/12/madrid/1334183087_456348_1334214140_noticia_grande.jpg

No comments:

Post a Comment