Wednesday, April 11, 2012

The representative of the users in the Partnership votes in favor of the ascent

La [subida de tarifas del transporte público][1] es oficial y está aprobada. La revisión de precios ha pasado este miércoles por el consejo de Administración del Consorcio Regional de Transportes, un organismo en el que participan Administraciones, sindicatos, portavoces empresariales y de los usuarios y en el que el principal peso corresponde a la Comunidad de Madrid.

La subida fue aprobada por mayoría. Asistieron 18 consejeros —de los 20 que tienen voto— y 15 de ellos respaldaron el incremento. El que más sorprendió a los asistentes fue el representante de los usuarios. Gustavo Samayoa Estrada, presidente de FUCI (Federación de Usuarios y Consumidores Independientes), que votó a favor de la subida tras hacer una intervención "crítica" con el incremento, según señalaron varios asistentes y él mismo señala.

La subida supone un incremento de casi el 30% en el metrobús, una media del 11% más y doblar el precio del viaje al aeropuerto hasta cinco euros. En declaraciones a EL PAÍS, el portavoz de los usuarios explica que está en contra de las subidas "como presidente de FUCI" pero que "técnicamente" no quedaba otra opción. "Se nos ha explicado la situación económica del transporte en Madrid. Es penosa. Para mantener la calidad es necesaria esta dolorosa subida, si no el transporte se viene abajo". El presidente de FUCI considera "incongruente" votar contra la subida, pese a que admite que su voto no era definitivo para el resultado final y que no contempló la abstención.

La Consejería de Transportes espera recaudar 120 millones de euros a través del incremento y otros 150 con patrocinios, publicidad y consultoría. "Si estas otras fórmulas no se consiguen, habrá otra nueva subida del transporte antes de que acabe el año", asegura Samayoa.

Entre los votos a favor estaba también el de cuatro de los cinco miembors del Ayuntamiento de Madrid (uno se ausentó. Una portavoz municipal señala que el edil de Movilidad, Antonio de Guindos, argumentó que su posición era favorable porque el planteamiento para la EMT (la Empresa Muncipal de Transportes que gestiona los autobuses urbanos "es asumible". Argumentó que se mantiene el precio del billete sencillo en el autobús (en metro aumenta en función del número de paradas recorridas) y que la subida del billete del aeropuerto "permitirá autofinanciaar el servicio mientras sigue siendo atractivo para el usuario".

El abono que permite los transbordos de autobús a autobús era una promesa electoral del PP en su programa al Ayuntamiento de Madrid. De los 18 asistententes, solo los representantes de los sindicatos (CC OO y UGT) y el de los municipios elegido por el PSOE votaron en contra de la subida.

[1]: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/04/10/madrid/1334092393_608713.html

No comments:

Post a Comment