Friday, April 13, 2012

The diplomatic activity on Syria desboca in several fronts

La violencia en las ciudades y pueblos de Siria remitió considerablemente desde que la mañana del jueves entró en vigor el alto el fuego. Según los rebeldes sirios, tres personas murieron durante la jornada. Pero la estabilidad no parece que vaya a arraigar a corto plazo, a pesar de las iniciativas en Naciones Unidas para enviar una misión de observadores al país árabe que vigile la aplicación de la tregua. A la salida de las mezquitas, tras la oración de hoy viernes, se comprobará la reacción del régimen a las protestas convocadas contra la dinastía que gobierna Siria desde hace cuatro décadas. Pero antes, por la mañana, ya se habían producido los primeros enfrentamientos, aunque de menor envergadura, entre soldados leales a El Asad y desertores de las fuerzas armadas en una población muy cercana a la frontera de Turquía.

La actividad diplomática se ha desbocado. Al margen de que estaba previsto que durante la tarde del viernes se reuniera el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para debatir, y tal vez votar, una resolución que permitiría el envío de 30 observadores al territorio sirio, los jefes de Gobierno y los ministros de Exteriores de las potencias implicadas en el conflicto de Siria tenían una agenda cargada para el viernes. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, tenía previsto entrevistarse con el rey Abdalá de Arabia Saudí. Los dos países, junto a Catar, son los más beligerantes contra el régimen de Damasco y abogan abiertamente por aplicar medidas más contundentes contra Damasco. Especialmente Arabia Saudí y Catar, que piden a gritos que se comience a armar a los sublevados sin más tardanza.

También está prevista otra cita en Moscú en la que participarán varios de los dirigentes que se oponen a las intenciones de los países occidentales y árabes de derribar al régimen. El jefe de la diplomacia rusa, Sergéui Lavrov, debatirá también, junto a sus homólogos chino e indio, el futuro de Siria. Pocos confían en que el alto el fuego pueda prolongarse durante mucho tiempo.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha afirmado el viernes que no cree que el jefe del Estado sirio, Bachar al Asad, sea sincero en el cumplimiento del alto el fuego, e instó a la comunidad internacional a actuar para crear corredores humanitarios. "No creo que Bachar el Asad sea sincero y desgraciadamente tampoco creo en el alto el fuego", declaró Sarkozy en una entrevista a la cadena iTélé, dedicada esencialmente a la campaña para su reelección en los comicios del 22 de abril y del 6 de mayo.

"Hay que desplegar observadores, por lo menos para saber lo que ocurre", señaló antes de mostrarse "convencido de que la comunidad internacional tendrá que asumir sus responsabilidades para crear corredores humanitarios". Sarkozy había hablado el jueves con el presidente estadounidense, Barack Obama, por videoconferencia sobre Siria e Irán y reclamado al régimen de Damasco que "respete escrupulosa e incondicionalmente sus compromisos" con el plan del enviado especial de la ONU y de la Liga Arabe, Kofi Annan. Será difícil que Rusia y China respalden la creación de esos corredores humanitarios y cualquier otra medida que suponga un apoyo abierto a los sublevados. El precedente de Libia —Moscú y Pekín consideran que fueron engañados en la aplicación de las resoluciones del Consejo que autorizaron la intervención— tiene ahora consecuencias.
Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/04/13/actualidad/1334302502_848785_1334302901_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/04/13/actualidad/1334302502_848785_1334302901_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment