Tuesday, April 17, 2012

Count Roa affirms that he goes away “clean” and denies that he received pressures

Gerardo Conde Roa se marchó buscando dar una imagen de control y tranquilidad en el epílogo de su vida municipal. Catorce días se tomó para hacer pública una decisión que, pese a defender como propia, no explicó en público hasta el día de ayer y que contradice la intención de quedarse que había repetido en cada comparecencia ante la prensa desde que este periódico desveló la denuncia de la fiscalía por fraude a Hacienda. "Los tiempos los marco yo, la decisión no la toman terceros", sostuvo ayer. El pasado jueves, cuando declaró ante el juez para admitir que cobró pero no pagó a Hacienda el IVA por valor de 291.000 euros de la venta de 61 pisos de protección oficial, se sacudió de encima la inquietud que ya recorría la cúpula del PP y mantuvo que no se sentía presionado para dimitir. Tres días después, sin embargo, convocó a sus ediles en la sede del PP gallego para comunicarles una decisión que ya conocía el titular de la Xunta y jefe de filas del partido, Alberto Núñez Feijóo. "En ningún momento el presidente Feijóo me pidió la dimisión o me presionó. Mantuvimos una larga conversación y le transmití la decisión que había tomado", insistió. Esa es, asegura, "la verdad con mayúsculas".

Conde Roa aseguró que él mismo pidó a Feijóo que estuviese presente en la reunión con sus concejales. El alcalde insiste en alejar la mano del partido no solo de su dimisión, sino también de la elección de su sucesor. El nuevo regidor será Ángel Currás, número cuatro de la lista del PP, responsable de Educación y Cultura y primer teniente de alcalde —por delante de dos de sus compañeras ediles— por decisión "libre y voluntaria" del resto de ediles populares. Una vez se habló de la situación de Conde Roa entre los concejales y el presidente, Feijóo y el alcalde se retiraron para que fueran los compañeros los que eligieran a su nuevo jefe de filas. Currás era el hombre fuerte de su gobierno y persona de confianza y, ante la ausencia de un candidato apoyado por la dirección gallega, fue ratificado por los ediles. "Retirarse e intentar mandar desde la trastienda no va conmigo. Si me retiro, me retiro", apuntó.

Paula Prado, la sucesora natural por ser número dos de la lista, tenía en contra su condición de diputada y unas relaciones más tirantes con el dimisionario. Y es que el PP tiene complicado el relevo de los diputados en A Coruña tras la renuncia, el pasado mes de noviembre, de Javier Escribano, imputado en el caso Arena por supuestos delitos de cohecho y tráfico de influencias hasta que la pasada semana el juez archivó su caso. Escribano se fue empujado por la dirección del PP al igual que otro diputado coruñés, Pablo Cobián, imputado en la Operación Campeón, y anteriormente Evaristo Juncal, que fue jefe territorial de la Consellería de Medio Ambiente en Pontevedra, por sus negocios con testaferros de narcotraficantes y tener un chalé ilegal. La de Conde Roa es la tercera dimisión en siete meses de cargos del PP gallego.

La renuncia del alcalde compostelano coincide con el auto en el que el juez José Antonio Vázquez Taín confirma su imputación y afirma que "conocía perfectamente su obligación de presentar la autoliquidación trimestral del IVA". El juez ha detectado además una serie de actuaciones, "que es preciso comprobar", y que "podrían revelar la concurrencia de esa intención defraudatoria en el comportamiento" del hasta hoy alcalde. La investigación continuará con las diligencias previas, aunque la defensa recurrirá el auto.

El auto judicial sitúa a Conde Roa en una posición más delicada ante el partido. "Una persona que quiera a la institución que le ha permitido ser alcalde merece respeto y que no sufra. El sentimiento de respeto y cariño hacia mi partido es una justificación sobrada para tomar la decisión", aseguró. El mismo hombre que hace una semana no veía motivos para dimitir declaró que una ciudad como Santiago "no se merece" un alcalde en su situación judicial. Quiso en ese punto de su despedida despejar las dudas que pudiese haber sobre su gestión municipal, que apenas ha durado 10 meses, tras perseguir desde hace 20 años, cuando era un joven prometedor criado en Alianza Popular, la alcaldía de Santiago. Conde Roa insistió en que su vida pública "está limpia", en oposición a los "ejemplos sobrados que se han ido con la maleta llena", y que se marcha sin "ningún tipo de beneficio personal". "Este alcalde se va con las manos limpias y el equipaje ligero", insistió. La oposición de PSOE y BNG recordó en los pasados días que sus actuaciones en materia urbanística están "bajo sospecha".

La investigación judicial continúa y en los próximos días el PP abrirá el expediente informativo que anunció —para ayer— el pasado viernes. El tema ha perdido urgencia una vez que Conde Roa accede a renunciar a su cargo, reconocen fuentes del partido, pero seguirá su trámite en todo caso. A pesar de que la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, supeditó su apertura a lo que suceda en el futuro juicio.

Conde Roa formalizará esta mañana su dimisión en un pleno urgente y extraordinario, al que seguirá otro en el que se elegirá a Currás como nuevo alcalde. Será la última decisión de Conde Roa en el Ayuntamiento que, después de votar a su hombre, renunciará al acta de concejal. Ahora, se centrará en la abogacía y en su defensa con "optimismo vital".
Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/04/16/galicia/1334607505_718883_1334607604_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/ccaa/imagenes/2012/04/16/galicia/1334607505_718883_1334607604_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment