Tuesday, April 24, 2012

The cost in pensions until April grows more of the budgeted thing

Los cuatro primeros meses del año ponen en entredicho los cálculos del Gobierno sobre el presupuesto de la Seguridad Social para 2012. El Ejecutivo ha estimado que el gasto en pensiones contributivas crecerá hasta los 101.953 millones, un 2,9%. Pero hasta abril, el instituto público ya ha pagado 29.296,6 millones en pensiones, un 4,4% más que en el mismo cuatrimestre de 2011, según la Seguridad Social.

En los últimos meses, el crecimiento de la nómina total de pensiones contributivas se ha frenado mes a mes: en enero el gasto crecía un 4,56%; en abril lo ha hecho un 4,29%. No obstante, el frenazo tendría que ser mucho mayor de lo observado hasta ahora para que se cumplan las previsiones oficiales.

Si se mantuviera el ritmo de crecimiento de los cuatro primeros meses del año, al final el gasto en pensiones contributivas ascendería a casi 104.000 millones, una desviación al alza próxima a los 3.000 millones.

El argumento al que recurre el Ministerio de Hacienda para justificar sus números es que confía en que se detenga el número de nuevas altas de pensiones (una tendencia que se está observando desde la segunda mitad del año pasado) para contener el gasto. Sin embargo, este frenazo (del 1,6% al 1,2% en doce meses) se ve compensado por el aumento de la pensión media, ya que quienes se jubilan ahora tienen derecho a mejores pensiones que quienes fallecen por tener mayor tiempo cotizado y bases más altas. La conclusión es que la pensión media en abril (827,03 euros al mes) sube un 3,1%.

Vistos estos números, mucho tendrían que cambiar las cosas en los nueve meses que faltan de este ejercicio para que se cumplan las previsiones oficiales. Más aún, si se tiene en cuenta la evolución de la inflación y las previsiones que hay para los últimos meses del año, cuando el pronóstico medio de los servicios de estudios económicos más prestigiosos de toda España la sitúan en el 1,9%. Esto supondría una desviación de nueve décimas sobre el incremento que el Gobierno decretó a comienzos de año y obligaría a una compensación, lo que se traduce en más gasto.

Precisamente las cuentas agregadas de la Seguridad Social —es decir, sistema de pensiones, Fondo de Garantía Salarial y los Servicios Públicos de Empleo— son uno de los apartados de los presupuestos de 2012 que más dudas despiertan. El Ministerio de Hacienda pronostica que a final del año habrá equilibrio presupuestario en esta partida, un 0% de déficit sobre el PIB. En cambio, solo la desviación apreciada hace difícil que se logre el equilibrio por el lado de los gastos en pensiones contributivas. Y todavía se añaden más dificultades para alcanzar el objetivo desde el lado de los ingresos. Mientras Hacienda prevé un aumento de la recaudación por cuotas sobre lo ingresado en 2011, hasta marzo, la caída es del 1,45%.

No comments:

Post a Comment