Monday, April 23, 2012

The Commission warns Argentina of the risk of all their relation with the EU

El comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht, ha remitido una carta al ministro argentino de Asuntos Exteriores, Héctor Timerman, en la que le advierte de que la nacionalización de YPF y las medidas proteccionistas adoptadas por el Gobierno de Cristina Fernández "ponen en peligro el conjunto de relaciones comerciales y de inversión" entre las dos partes.

Tras recordar que la UE es el segundo mercado exterior de Argentina y el principal inversor extranjero en el país, con más del 50% del total, De Gutch se muestra "particularmente preocupado" por el anuncio de expropiación de las acciones de Repsol en la petrolera argentina. "YPF es una muy importante inversión europea en Argentina y esta decisión envía una señal muy negativa a todos los inversores internacionales", argumenta la carta, a cuyo contenido ha tenido acceso EL PAÍS.

El comisario insta a las autoridades argentinas a "buscar una solución mutuamente acordada con la compañía [Repsol] y a cumplir sus compromisos internacionales sobre protección de inversiones procedentes de la UE, en particular el acuerdo bilateral hispano-argentino debe ser respetado".

La misiva recuerda que esta decisión se suma a la larga serie de medidas proteccionistas adoptadas por las autoridades argentinas, que llevaron a la UE y a otros 18 miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) a suscribir el pasado 30 de marzo una declaración en la que expresaban su profunda preocupación por esta política.

"La UE ha tratado de clarificar y resolver esta cuestión en nuestros contactos bilaterales, pero sin éxito. Lamentablemente, Argentina no ha presentado ninguna justificación válida ni tampoco ha dado ningún paso real para remediar la situación. En este contexto, entenderá que la UE mantenga abiertas todas las opciones posibles para abordar este asunto tanto a nivel bilateral como bilateral", advierte el comisario al canciller argentino.

La carta concluye subrayando que estas medidas son incompatibles con las promesas de evitar el proteccionismo realizadas por Argentina en el marco del G-20 e incoherentes con las negociaciones para firmar un acuerdo de asociación entre la UE y Mercosur, "en las que resulta crucial mantener un clima de confianza y evitar pasos que puedan poner en riesgo el proceso".

Aunque la misiva no alude a ello, el Parlamento Europeo pidió el pasado viernes a Bruselas que retire a Buenos Aires del Sistema Generalizado de Preferencias (GSP), del que se benefician hasta 2014 en torno al 27% de las ventas argentinas a la UE, por unos 2.400 millones.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, explicará hoy en Luxemburgo a sus homólogos de la UE la posición española sobre el contencioso, pero no se esperan decisiones concretas; entre otras razones, porque la retirada a Argentina de las ventajas arancelarias es competencia de la Comisión Europea, de ahí que se dé gran valor a la misiva del comisario De Gucht.

Una vez consumada la expropiación, el Estado argentino y Repsol tienen seis meses de plazo para negociar la indemnización antes de que la petrolera española pueda llevar el caso al CIADI, organismo de mediación dependiente del Banco Mundial.

No comments:

Post a Comment