Monday, April 16, 2012

Breivik feels in the bench by the massacre of Norway

Con el brazo en alto y el puño cerrado ha saludado [el ultraderechista Andreas Behring Breivik][1] al comienzo del juicio que se ha iniciado contra él por por la muerte de 77 personas, la mayoría adolescentes, en el doble atentado en el distrito gubernamental de Oslo y en la isla de Utoya el pasado 22 de julio. El proceso, que ha suscitado un gran interés mediático, se centrará sobre todo en determinar si Breivik, de 33 años, es o no penalmente responsable de sus actos, ya que nunca ha negado la autoría de los hechos. El temor de muchos noruegos es que la vista, que durará 10 semanas, se convierta en un circo en el que se dé pábulo a las teorías xenófobas del acusado. "Se explicará mucho sobre por qué hizo lo que hizo. No sólo va a defender sus actos, sino que también lamentará no haber ido más lejos", adelantó ya hace unos días su abogado, Geir Lippestad.

Antes de cometer los ataques, Breivik redactó un largo manifiesto en inglés, colgado en Internet, donde explicaba sus actos como reacción contra la "islamización de Europa" y contra la "izquierda multiculturalista" que la propicia. Tras volar medio centro de la capital noruega con una potente bomba fabricada por él mismo, que mató a ocho personas, Breivik se dirigió a la isla de Utoya, a unos 40 kilómetros al norte de Oslo y escenario de los campamentos anuales de las Juventudes Laboristas noruegas. Allí, vestido de policía, pasó [algo más de una hora disparando contra jóvenes][2] simpatizantes del partido socialdemócrata que gobierna el próspero país escandinavo. Asesinó a 69 personas de ambos sexos, muchos de ellos adolescentes que disfrutaban de las actividades recreativas o formativas de la acampada laborista. Breivik alega que actuó "en defensa propia".

El juzgado central de Oslo está a pocos minutos de la avenida Karl Johann, primera arteria comercial de la ciudad, y a la vuelta de las esquina de los edificios reventados por Breivik con su bomba, en pleno distrito gubernamental. Se han acreditado 800 periodistas de todo el mundo para informar sobre el juicio, que va a durar hasta junio. Es un proceso sin precedentes en la tranquila Noruega, que pone a las autoridades ante un reto considerable. Han construido una sala especial, que lleva el número 250, para las vistas orales. Serán retransmitidas a 17 juzgados de todo el país, donde los supervivientes de la cacería humana perpetrada por el ultraderechista podrán seguir el juicio.

Una de las principales preocupaciones es que el proceso se convierta en un circo, así que ni los testimonios de los supervivientes ni las declaraciones del imputado, que comenzará a declarar mañana, van a retransmitirse por televisión. Muchos noruegos se dicen hartos de la gran atención prestada al asesino, que desde que cometió su doble ataque ha copado innumerables portadas y reportajes en el país. Más de la mitad de los noruegos han respondido en una encuesta que no quieren ver ni una sola noticia relacionada con el juicio.

El toque grotesco del proceso contra el criminal más sanguinario de la historia reciente noruega vendrá con los testimonios de la defensa. Los abogados de Breivik llamarán a islamistas para que declaren ante el tribunal. Su objetivo es que el acusado quede en libertad y demostrar que mató para "defender Noruega" de una invasión musulmana que ya estaría en curso. Breivik quiere evitar a toda costa que lo declaren loco y que lo encierren en un manicomio. Sus abogados quieren que sus tesis extremistas sobre la "invasión" islámica de Europa no se interpreten como síntomas de enfermedad mental.

Un informe pericial del pasado noviembre diagnostica que Breivik padece una esquizofrenia paranoide que lo eximiría de responsabilidad penal. Pero una segunda pericia presentada la semana pasada [lo estima cuerdo y responsable de sus actos.][3] Los jueces deben decidir cuál de los dos informes se corresponde con la realidad. La defensa ha llamado a blogueros de ultraderecha para que expongan ante los jueces sus tesis xenófobas y antimusulmanas y apuntalen así el argumento de la "defensa propia".

Si es considerado enfermo, ingresaría en un centro psiquiátrico indefinidamente, sujeto a una revisión periódica. De ser considerado cuerdo, podría ser condenado a una [pena máxima de 21 años de cárcel por los delitos de terrorismo y asesinato,][4] aunque la sentencia podría ampliarse si se entiende que sigue siendo un peligro para la sociedad.

[1]: http://elpais.com/diario/2011/07/31/domingo/1312084354_850215.html
[2]: http://elpais.com/diario/2011/07/31/domingo/1312084353_850215.html
[3]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/04/10/actualidad/1334053764_350257.html
[4]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/03/07/actualidad/1331118447_839927.html
Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/04/16/actualidad/1334557920_674097_1334560566_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2012/04/16/actualidad/1334557920_674097_1334560566_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment