Friday, April 27, 2012

Barroso and Monti bet by the growth “without elevating the debt”

El [dilema entre austeridad y crecimiento][1], que durante tanto tiempo ha dejado en la UE un clarísimo ganador con los ajustes decretados por Alemania, se ha convertido en una extraña disyuntiva entre crecimiento y crecimiento. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el primer ministro italiano, el tecnócrata Mario Monti, han lanzado esta mañana un comunicado conjunto que funciona a modo de manifiesto de lo que entiende, a día de hoy, Europa por crecimiento: "La reactivación del crecimiento debe venir por la vía de la mejora de la productividad y no a través de incrementar los niveles de deuda".

Europa está de acuerdo en volver a poner el crecimiento como prioridad política —sin dejar de lado los recortes, por supuesto—, pero no está muy claro qué significa esa palabra. A un lado, el candidato socialista a las presidenciales en Francia, François Hollande, reclama fondos estructurales, bonos europeos para poner en marcha infraestructuras y una tasa financiera destinada a apoyar proyectos que creen empleo (en otras palabras: lo más parecido a un proyecto socialdemócrata de un presidenciable de uno de los grandes países del euro en muchos, muchos años). Al otro, Berlín, Bruselas, Madrid y Roma, que han empezado a hablar abiertamente de crecimiento pero sobre la base de reformas estructurales y poco más. 

Barroso y Monti, miembros de la misma familia política, coinciden en la necesidad "de seguir desarrollando el mercado único, el activo más valioso para la promoción del crecimiento y el empleo a nivel europeo, y para fortalecer la aplicación de sus normas, en particular en sectores como el digital, la energía y los servicios". Traducción libre: políticas de oferta. Nada de experimentos neokeynesianos, a los que se abonó la Unión —por consejo de la Comisión y el Fondo Monetario Internacional— tras el estallido de la crisis financiera para evitar repetir la Gran Depresión, pero que trajeron elevados niveles de deuda pública y un castigo en los mercados que ha desestabilizado el club del euro.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha mandado una carta a los líderes europeos tras anunciar la [convocatoria de una cumbre informal][2] sobre crecimiento, pero en la misiva insiste únicamente en ese tipo de medidas.

Sin embargo, algo ha cambiado en Europa. Frente a una canciller alemana, Angela Merkel, que sostiene que el ajuste fiscal es "innegociable" y que entiende que el crecimiento "ya es el segundo pilar" de la política europea, Barroso y Monti aportaron una novedad en su comunicado. Con el habitual lenguaje imposible de Bruselas, dejaron una frase que abre una puerta: "La consolidación fiscal debe llevarse a cabo junto a inversiones dirigidas a mejorar la competitividad al tiempo que contribuyen a la creciente demanda en el corto plazo". Traducción bastarda: la Unión se prepara para algún tipo de estímulo, vía inversiones. No hay pistas aun de por dónde pueden ir los tiros. Pero es un cambio importante.

[1]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/04/27/actualidad/1335508280_735710.html
[2]: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/04/26/actualidad/1335441634_655937.html
Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/04/27/actualidad/1335523173_645552_1335523282_miniatura_normal.jpg

Enclosure: http://ep00.epimg.net/economia/imagenes/2012/04/27/actualidad/1335523173_645552_1335523282_noticia_normal.jpg

No comments:

Post a Comment