Friday, April 27, 2012

The alert IMF on the hidden dilatoriness of the Spanish bank

Las conclusiones preliminares del informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el sector financiero español contienen una carga de profundidad que ha pasado inadvertida. Los técnicos del organismo alertan del **riesgo de una morosidad "oculta" debido a la tolerancia de bancos y cajas con las refinanciaciones.** Fuentes financieras admiten que una de las preocupaciones internacionales es que fuera del perímetro de activos tóxicos haya más morosidad de la declarada y, por tanto, unos balances menos saneados.

El informe original en inglés utiliza un duro término para referirse a ese mayor riesgo de crédito que el reconocido: habla de que esa indulgencia de los bancos puede haber enmascarado u ocultado _("masked")_ el verdadero riesgo de crédito de la banca. **La traducción española difundida por el Ministerio de Economía, sin embargo, suavizó ese mensaje** y tradujo ese "ocultado" por "impedido apreciar", lo que ha contribuido a que la advertencia del Fondo pasase inadvertida.

Una forma de retrasar los problemas por parte de las entidades financieras ha sido la de refinanciar préstamos a particulares y empresas que no pueden pagarlos. En la medida en que se les concede un nuevo crédito y su obligación de pago se difiere, no aparecen como morosos, pero probablemente no se les habrían concedido los nuevos préstamos de no existir los antiguos a los que no habrían podido hacer frente sin la refinanciación.

El Banco de España trata de **evitar el abuso de esas refinanciaciones** que intentan evitar la morosidad, pero no hay datos al respecto, lo cual alimenta las sospechas del Fondo Monetario Internacional y de los inversores internacionales. Lo que señala el informe del Fondo es que el impacto de la tolerancia de las entidades "no ha podido ser recogido plenamente en la prueba de resistencia debido a la falta de datos y esto puede haber ocultado la dimensión del riesgo de crédito en algunas entidades".

Los técnicos del Fondo admiten en sus conclusiones que este problema es "algo que las autoridades supervisoras señalan está siendo vigilado de cerca". Fuentes financieras, sin embargo, señalan que **entre los inversores hay preocupación** acerca de que esta vigilancia no esté siendo la suficiente.

Lo que da a entender el FMI es que los resultados de su prueba de resistencia, suspendida por 10 entidades (aunque solo dos de ellas siguen sin haber sido adquiridas o nacionalizadas), podrían haber sido peores de haber contado con información sobre esas refinanciaciones artificiales.

Algunos analistas señalan en esa línea que el Fondo también subraya que para "orientar sobre la mejor estrategia para el sistema bancario español de cara al futuro, **un diagnóstico completo de los activos problemáticos** puede ser particularmente útil". Pese a que los bancos han publicado información detallada sobre sus riesgos con el sector del ladrillo (inmuebles adjudicados, créditos con garantía de suelo o promociones sin terminar, etcétera), el Fondo da a entender que el diagnóstico aún no es completo.

"La realización de una evaluación independiente y detallada de las carteras de préstamos, en particular, de los activos (inmobiliarios) tóxicos, **sumaría transparencia y credibilidad al proceso",** opina Antonio García-Pascual, analista de Barclays, que añade que si las autoridades deciden la creación de compañías de gestión de los activos inmobiliarios, eso también ayudaría a asegurar que los activos se transfiriesen con las valoraciones razonables.

El saldo de los créditos morosos de la banca española subió en febrero pasado en 3.788 millones de euros, a 143.027 millones de euros, y la tasa de morosidad aumentó en 25 puntos básicos, al 8,16%, según los últimos datos publicados por el Banco de España. La tasa morosidad del sistema financiero español se sitúa de esta manera **en su nivel más alto desde octubre de 1994.**

La recesión en que ha entrado España irá empeorando esa tasa, tanto por la entrada en mora de nuevos préstamos como por la contracción del crédito. A menor volumen total de crédito, un mismo importe de créditos dudosos representa una mayor tasa de morosidad. El consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, señaló ayer que **la morosidad no tocará techo en España hasta 2013.**

El problema de las refinanciaciones es que se realizan con la esperanza de que la situación económica mejore y permita superar las dificultades de pago. Pero si no lo hace, sino que empeora, la morosidad oculta acaba aflorando. Numerosas empresas, sobre todo del sector inmobiliario, han realizado ya dos y hasta tres rondas de refinanciaciones con los bancos.

Por otro lado, las conclusiones preliminares del informe no deslizan críticas expresas sobre la labor supervisora del Banco de España, pero sí señalan **deficiencias en el marco regulatorio.** El Fondo alaba al supervisor por "su personal altamente experimentado y respetado, apoyado por buenos sistemas de información y por rigurosos procesos supervisores".

Al tiempo, el Fondo reclama fortalecer la independencia regulatoria de los reguladores bancarios (el Banco de España) y de valores (la Comisión Nacional del Mercado de Valores) y que se les dote de más poderes.

En particular, el organismo recomienda fortalecer la autoridad que tiene el Banco de España para abordar, de forma preventiva, la acumulación de riesgos en el sistema y **fortalecer el régimen de medidas de saneamiento y sanciones en la supervisión bancaria** y de valores, unas recomendaciones que no son nuevas.

En su última intervención ante los ejecutivos del sector financiero, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ya señaló que "convendría traspasar del Ministerio de Economía al Banco de España buena parte de las competencias del régimen sancionador, de otorgamiento de licencias, etcétera, en línea con lo que ha venido sugiriendo desde hace tiempo el Fondo Monetario Internacional".

No comments:

Post a Comment